Ciudadanos avala la manifestación de la ultraderecha valenciana con falangista Sentandreu,VOX, España 2000

Ciudadanos avala la manifestación identitaria de la ultraderecha valenciana

Las principales organizaciones regionalistas -Som Valencians, el GAV, Lo Rat Penat y la Real Academia de Cultura Valenciana- rechazan secundar la convocatoria lanzada por el falangista Sentandreu, a la que se han sumado VOX, España 2000, mientras que el partido de Albert Rivera da libertad de asistencia.

Juan García Sentandreu, líder de la Coordinadora de Entidades Culturales del Reino de Valencia

Juan García Sentandreu, líder de la Coordinadora de Entidades Culturales del Reino de Valencia

Ciudadanos da libertad a sus miembros y afiliados para acudir y participar en la manifestación identitaria regionalista con el lema “Somos valencianos, somos españoles”, tal y como acordó su Comité Autonómico. El partido de Rivera como tal no convoca oficialmente, pero su líder Fernando Giner y varios cargos públicos del partido consultados por Público han anunciado su intención de participar en la citada manifestación junto sus militantes, convocada por la Coordinadora de Entidades Culturales del Reino de Valencia, a cuyo frente se encuentra el abogado falangista Juan García Sentandreu, viejo conocido por sus episodios violentos en la Facultad de Derecho de Valencia en la década de los años 80.

Sentandreu lideraba la organización ultra Alternativa Universitaria, un remedo del SEU falangista de la década de los años 80, y que contaba con el apoyo sin complejos de medios de comunicación valencianos controlados por afectos del franquismo. Años mas tarde creo el partido político Coalición Valenciana pretendiendo, sin conseguirlo, recuperar el legado regionalista del político fallecido y presidente de Unión Valenciana, Vicente González Lizondo.

Precisamente, Juan García Sentandreu, fue uno de los asistentes a la contramanifestación del 9 de octubre en Valencia, que increparon a los participantes en la manifestación legal de la Comissió 9 d’Octubre y donde también elementos de la ultraderecha y nazis protagonizaron violentas agresiones ya judicializadas.

Esta decisión de Ciudadanos ha llamado poderosamente la atención en los ambientes políticos valencianos, dada la hostilidad manifestada históricamente desde el partido de Rivera hacia toda iniciativa nacionalista, regionalista o cantonalista, especialmente puesta de manifiesto ante los medios de comunicación por la ex líder valenciana del partido Carolina Punset, eurodiputada de la formación.

De hecho, sus reivindicaciones políticas antinacionalistas en el Estado español han sido utilizadas políticamente de manera constante por Ciudadanos contra el nuevo gobierno valenciano surgido de las elecciones autonómicas de 2015, formado por el PSPV-PSOE, Compromis y con el apoyo de Podemos, y contra todos aquellos territorios que defienden políticas propias en el ámbito cultural y educativo.

Así, entre los convocantes de la manifestación del las entidades del Reino de Valencia se encuentran las organizaciones mas ultras y más afines a Sentandreu, como VOX, Torres Blaves, Defenem Valencia o Mi Tierra CV, una de las asociaciones del cronista fallero Jose Antonio Garcia Herrero -Pepe Herrero- cuyos datos obran en las denuncias de las víctimas del 9 de octubre como uno de los instigadores de la contramanifestación. También entre los convocantes se encuentra el partido Avant, también envuelto en los incidentes del 9 de octubre, al ser agredido por uno de sus candidatos un periodista colaborador habitual del diario norteamericano The New York Times, mientras grababa los insultos y amenazas para sus crónicas, lo que ha contribuido sin duda a que el conflicto haya cruzado el océano y con testimonios de primera mano.

También convoca a la manifestación del sábado España 2000, una organización que está en caída libre con pésimos resultados electorales, pero que también ha querido dejar su impronta al pretender erigirse en el guardián del orden, para lo que su líder José Luis Roberto acostumbra a lanzar sentencias al estilo de “si no se ejerce la fuerza de la razón, habrá que emplear la razón de la fuerza”, amen de otras del mismo tenor.

Así decidió que había que dar un escarmiento y acosar de noche a la vicepresidenta del Consell valenciano Mónica Oltra, en su vivienda, mientras cenaba con sus hijos pequeños. Ahora los participantes en esos hechos tienen abierta una causa, aunque si analizamos el histórico de las acciones judiciales contra la extrema derecha en el País Valenciano, pocos son quienes confían en que este asunto acabe en sentencia condenatoria.

Regionalistas contra Sentandreu

De hecho, esta convocatoria ya ha generado una ruptura importante en las organizaciones regionalistas autodenominaras anticatalanistas, ante lo que se creía hasta no hace mucho un bloque monolítico. El empleo de la violencia el 9 de octubre ha sido el detonante, espantando a algunas organizaciones a sumarse a iniciativas conjuntas sin debate previo, abriendo una brecha entre las entidades políticas vinculadas al falangista Sentandreu, en torno a la veintena y la mayoría existentes sobre el papel, y las regionalistas tradicionales, junto a otras de nuevo cuño, con una línea liberal.

De hecho el Grupo de Acción Valencianista, el GAV, protagonista de episodios violentos históricos y que durante un tiempo fue liderada por el propio Sentandreu, también se ha desmarcado de la manifestación del sábado.

De entre todas las organizaciones que han decidido desmarcarse de la manifestación de la convocatoria del 11-N se encuentra una de nuevo cuño, denominadas “Som Valencians”, que lidera el ingeniero Jaume Hurtado. En esencia políticamente defienden en el fondo lo mismo en cuanto a reivindicaciones en la defensa de la “identidad valenciana diferenciada”, pero sin duda les distancian las formas.

En un artículo de opinión recogido hace unas semanas en El Mundo, Jaume Hurtado se manifiesta muy beligerante con Garcia Sentandreu y su entorno. Para el presidente de Som Valencians, “sus presuntos líderes no son absolutos referentes del valencianismo, no se han preocupado nunca por las reivindicaciones históricas de los valencianos, y tienen un pasado oscuro, conflictivo o vinculado al madrileñismo y la extrema derecha”. “Estos perfiles -añade Hurtado- son la munición perfecta para los partidos centralistas y sobre todo para el catalanismo que utilizan la debilidad moral y el pasado de los presuntos salvadores de la patria para atacar a todo el movimiento valencianista, desacreditándolo y transformándolo mediante etiquetas, en lo que no es. Esto no es agradable y a mí, personalmente, me molesta mucho”.

http://www.publico.es/politica/ciudadanos-manifestacion-identitaria-ultraderecha-valenciana.html