Sat-El pueblo trabajador andaluz con Catalunya por el derecho a decidir,contra la represión

 

foto de Óscar Reina Gómez.
El SAT de Andalucía APOYAN INDISCUTIBLEMENTE El Proceso soberanista de Cataluña

¡Viva la lucha de los pueblos! Catalunya.

Quisieron callar tu palabra
con duro terror de villanía,
pero quien con futuro labra
es invencible ante la tiranía.

Un pueblo camina unido
con ansias de libertad
con ejemplo y voluntad,
cumplirá al fin su cometido.

Un régimen asesino muere
un mañana libre nace;
desde las urnas se hace
más puede quien quiere

En este histórico momento,
donde se agudiza la represión
la verdad es el argumento,
¡derecho de autodeterminación!

Desde Cataluña, se vive este día con tristeza, ya que es un golpe duro para la democracia, no sé cómo os pinta la televisión al resto de España, el transcurso de este día, pero por lo que veo los medios de comunicación están también secuestrados, cargas de la policía y la guardia civil, a personas diciendo somos gente de paz y sobretodo cargas policiales a niños y personas mayores ,sí es así como se comporta España yo me avergüenzo de decir que soy española, mejor digo soy Andaluza por nacimiento y corazón pero también de esta tierra que me acogió.

Paralelo 36 AndaluciaParalelo 36 Andalucia Espacio de pensamiento y acción política

Portada / Democracia / Cataluña le está haciendo un favor a toda España
Barcelona 20 09 2017 la guardia civil registra el departament d afers exteriors donde han detenido a un trabajador y las personas que se han concentrado han intentado impedir que se fuera el coche policial Foto Ferran Nadeu

Cataluña le está haciendo un favor a

@RaulSolisEU | Dicen los contrarios al derecho a decidir de Cataluña, viejos izquierdistas incluidos, que lo que hace democrático a un régimen es el cumplimiento de las leyes. Ensimismados como están en su lenguaje jurídico de sentencias, artículos y juicios sumarísimos de urgencia para frenar el referéndum unilateral catalán, no habrán caído en la cuenta que lo que hace democrático a un régimen no son las leyes, sino que la jurisprudencia sea un pacto social entre los ciudadanos y los mandatarios, entre los de arriba y los de abajo, entre todos los territorios que conforman el Estado y entre todas las minorías y sujetos que conforman el corpus social.

Y ese pacto social para que se dé la democracia está roto desde hace muchos años. Primero, se rompió en el 2006 cuando el Tribunal Constitucional, a propuesta del PP, impugnó el Estatuto de Autonomía de Cataluña que había sido aprobado por el Parlament y por la ciudadanía catalana en referéndum. Segundo, se ha roto también con la lista interminable de casos de corrupción que ha abierto en canal el sistema nervioso de un régimen político que lleva años mostrando su verdadera cara postfranquista, en el que las mismas empresas que operaban con el dictador son las que se han hecho de oro con las comisiones de obra pública y la privatización de servicios públicos.

Tercero, se ha roto también el pacto social del 78 con la creciente desigualdad y empobrecimiento que se vive en el país fruto del extremista cambio del modelo social que se ha llevado a cabo en nombre de la crisis. Un país en el que tres personas acumulan la misma riqueza que 14 millones de criaturas, en el que un 50% de sus jóvenes están en el paro o en el que un 47% de los trabajadores no supera los 1.000 euros, es un sistema roto, podrido y sin legitimidad democrática alguna. La democracia es igualdad y libertad, no que el imperio de la ley caiga sobre las víctimas.

Si a todo esto le sumamos que el 60% de la población española no votamos la Constitución de 1978 porque no habíamos nacido, una Carta Magna con imposiciones franquistas que obligó a la izquierda a aceptar lo que le dieron para evitar otro conflicto bélico, España es una democracia fallida. El único punto que le da legitimidad al Estado es la fuerza policial, pero lejos de ser un hecho legitimador es la prueba más patente de la absoluta debilidad que vive el régimen que heredamos de Franco y en el que mandan los mismos que antaño en las cosas importantes, en el poder económico y empresarial. Te animo a que hagas un ejercicio: busca las empresas que conforman el IBEX-35 y luego indaga qué empresas eran las más potentes en el franquismo. Son las mismas.

Ahora mismo, Cataluña representa la única oportunidad para reformar de raíz una sistema político posfranquista donde se registran periódicos, se prohíbe el derecho de reuníón, se retiene y detiene a opositores políticos, se manda a la Policía Nacional, sin orden judicial, a intimidar a la puerta de la sede de partidos políticos y se despide y veta a periodistas que ejercen su trabajo con libertad.

Probablemente los catalanes no consigan la independencia y tampoco consigan votar el 1-0, pero se ha demostrado que Cataluña es ahora mismo el único sujeto político capaz de provocar un cambio serio y de verdad en la democracia low cost española. Frente a esto, un sinfín de artículos y tertulianos del Antiguo Régimen siguen entretenidos en debates jurídicos, legalistas, de salón y sin carne. Continúan sin darse cuenta que esto no va de nacionalismos, sino de resetear el sistema y sacar las manos de la dictadura de nuestro sistema político actual.

Si las mujeres, minorías raciales, obreros o las personas LGTB hubieran sido obedientes y creído que ser demócrata es cumplir leyes, los baños públicos seguirían estando separados para negros y blancos, las mujeres seguirían teniendo prohibido ir a estudiar a la universidad, darse un beso con una persona de tu mismo sería delito penal y los obreros seguirían trabajando jornadas de 16 horas diarias, sin vacaciones, sin derecho a seguridad social, sin descanso y viviendo en chozas alrededor de la fábrica en la que se les morirían los hijos como chinches.

Cataluña está haciéndole un favor al resto de España, está actuando como eje dinamizador de los cambios que necesitamos para enterrar por fin un sistema postfranquista que la izquierda aceptó obligada porque no tuvo más remedio. Igual se ha olvidado, pero la ultraderecha asesinaba a abogados laboralistas, tiraba a estudiantes demócratas por las escaleras y secuestraba y torturaba a demócratas en plena negociación de la Constitución de 1978. Con aquel ruido de sables, salió lo que salió y hemos llegado hasta donde hemos llegado.

Posiblemente, lo único que se pudo hacer, pero eso no da motivos para que 40 años después tengamos que seguir legitimando un régimen que ya no aguanta más, que se alimenta de unos medios de comunicación que han renunciado a hacer Periodismo y que son altavoces de propaganda del régimen que agoniza, que a nivel internacional es visto como una anomalía democrática y que tiene en su seno niveles de pobreza, desigualdad y precariedad propio de países en vías de subdesarrollo, aunque España es la cuarta economía de la Eurozona. España necesita un pequeño caos y es Cataluña el único sujeto político capaz de liderarlo. No hace falta ser independentista para defender el derecho a decidir, sólo hace falta ser antifranquista y, por tanto, demócrata.

Cataluña le está haciendo un favor a toda España